La rebelión huilliche, 1712

Por Ignacio Ibáñez

El 10 de febrero de 1712, los encomendados huilliche de Castro y sus inmediaciones, tomaron armas en contra de sus encomenderos, cansados de los abusos cometidos por la minoría encomendera. Los indígenas se revelaron destruyendo las haciendas de los “vecinos principales”. Los acontecimientos que precipitaron el suceso, según se ha planteado, fueron: los excesos cometidos por el encomendero José de Andrade y el abandono del fuerte de Calbuco por parte del capitán Alejandro Garzón.


La encomienda fue un sistema de trabajo reglado en todo América. Sin embargo, en Chiloé, como en muchas partes de la región, en el siglo XVIII la encomienda se había convertido en “una institución de servidumbre natural”, debido a que la fiscalización por parte de los corregidores y protectores no era efectiva.

Para profundizar en el tema de la encomienda y la rebelión indígena de 1712 pueden revisar:

Olguín, Carlos. Instituciones políticas administrativas de Chiloé en el siglo XVIII. Editorial Jurídica de Chile. 1971.

Urbina, Rodolfo. Población indígena, encomienda y tributo en Chiloé: 1567-1813. Política estatal y criterios locales sobre el servicio personal de veliches y payos. Ediciones Universidad Católica de Valparaíso. 2004.

Urbina, Rodolfo. La rebelión indígena de 1712: los tributarios de Chiloé contra la encomienda. Revista Tiempo y Espacio n°1, Universidad del Bío-Bío, Facultad de Educación, Capus Chillán. 1990.

Comentarios