Las reformas borbónicas y Chiloé

Por Alejandro Orellana

En 1700 llega a España una nueva dinastía de reyes: la Casa de Borbón, procedente de Francia, donde gobernaban desde la Edad Media. Su máximo exponente fue el “el rey sol” Luis XIV, constructor del magnifico palacio de Versalles. Su sobrino-nieto el Conde Felipe de Anjou se convirtió en el primer monarca Borbón español con el nombre de Felipe V.

La nueva dinastía dio origen a una serie de reformas políticas, administrativas, civiles, militares y económicas; las llamadas “reformas borbónicas”, cuyo objetivo fueron fortalecer la presencia real en América, y que en Chiloé comenzaron con la llegada del gobernador catalán Carlos Beranguer, quien en 1768 ejecutó la incorporación administrativa del Gobierno de Chiloé al Virreinato del Perú. Además fundó el puerto de San Carlos, actual Ancud. Luego de Beranguer, continuaron estas reformas con: la creación de la Intendencia de Chiloé en 1784, la apertura del camino entre Chiloé y Valdivia (Camino Real), entre 1780 y 1790, la refundación de Osorno en 1793, el fin de la encomienda en 1782 y la reforma a los cuerpos armados de Chiloé en 1787. Gran parte de estas acciones reformadoras se realizaron bajo el mandato de Carlos III de Borbón, quién continuó lo comenzado por su padre Felipe V.

la_familia_de_felipe_v_van_looLa imagen corresponde a la familia de Felipe V, pintado por Louis-Michel Van Loo. En el cuadro se observa al Infante Fernando de España (futuro Fernando VI), a su esposa, Bárbara de Braganza, a los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio, al Infante Felipe (futuro duque de Parma) su esposa Luisa Isabel de Borbón, a la Infanta Mariana Victoria de España, al Infante Don Carlos (futuro Carlos III), con su esposa, María Amalia de Sajonia, y a las Infantas María Antonia, María Teresa Rafaela e Isabel.

Comentarios