Tierra Indígena y Colonia

“Desde el inicio de la conquista de Chiloé los españoles habían distribuido la tierra entre los soldados, apropiándose de los terrenos que el huilliche mantenía libre de vegetación. Durante el período de las encomiendas los indígenas fueron despojados de sus tierras y sometidos a mano de obra tributaria. En 1741, …’los pueblos carecen de terrenos de la comunidad y los naturales no poseen individualmente las tierras que exigen las leyes. Están en la práctica a merced de los encomenderos los cuales estrechan a los indios según les sean útiles las tierras para su labor’.

Los caciques solicitaron reiteradas veces la devolución de sus tierras sin resultados, y en 1748 pidieron la presencia de un visitante que restituyera sus propiedades de acuerdo a las ordenanzas reales. El Obispo Auxiliar Azúa advierte en su visita sobre los abusos e irregularidades cometidas en las ventas que…’se estilan de las tierras de reducciones y pueblos de indios y en las disposiciones testamentarias, en su enajenación y aún sucesión de encomenderos y españoles’. Denunciaba el incumplimiento de las leyes que prohibían la sucesión de tierras indígenas y la venta forzada de propiedades.

Esta situación perduró hasta 1821, cuando se dispuso la venta de tierras a los ocupantes españoles del archipiélago en retazos de dos cuadras de terreno. Las primeras se efectuaron en cumplimiento del decreto del Gobernador de Chiloé ‘para el esclarecimiento de los terrenos realengos’. Así se delimitaron las áreas habitadas de la isla abiertas a la agricultura y se regularizó a los ocupantes que sin título real ‘las poseen compradas a los indios del pueblo desde largo tiempo’ y se manden a medir y tasar… delineándolas y mojoneándolas por los cuatro vientos principales, separadamente para evitar disputas en los sucesivo’.

Es factible que durante los primeros años del siglo XIX se otorgasen mercedes de tierras, aparte de las entregadas a españoles y jesuitas durante el siglo XVII. Lo fundamental es que la propiedad española quedó a salvo en el tratado de Tantauco, firmado por el Gobernador Quintanilla y las fuerzas patriotas el 15 de enero de 1826, puntualizando en los artículos sexto y séptimo ‘que los equipajes, propiedades y demás bienes, así muebles, como raíces, de todos los individuos del ejército real serán inviolablemente respetados y … los serán igualmente los bienes y propiedades de todos los habitantes que se hallan actualmente en la provincia’”.

Comentarios