Sacaduras de gente

“(…) Más humillante todavía para nuestro patriotismo era el terror que la palabra fatídica ‘sacadura de gente’ (leva o enganche) despertaba un tiempo para nuestros isleños; la mayor parte, al aproximarse el alistamiento, huían a los montes; muchos se mutilaban bárbaramente los dedos de las manos o de los pies para eludir la ley del servicio militar; empero esas ideas de terror van cediendo poco a poco su lugar a las nuevas nociones del deber y de civismo que empiezan a enseñorear los ánimos merced a la guerra contra la confederación perú-boliviana del 79 y la ley del servicio militar obligatorio, que empieza felizmente a ser inexorable con los remisos.

El reciente acantonamiento del Regimiento Chiloé en Ancud, dará el golpe de gracia a los viejos hábitos y preocupaciones de los insulares, y, acostumbrando a los jóvenes a la dura escuela del cuartel y a la disciplina e higiene de la vida militar, hará de ellos, a la vuelta de unos pocos años, un poderoso elemento de defensa para la honra y la integridad nacional.

Sin embargo, Chiloé puede presentar a la admiración de la posteridad dos nombres, que serán testigos perennes de su valor y patriotismo en las grandes ocasiones: Galvarino RIveros y Eulogio Goicolea”.

Comentarios