Quintanilla en 1813

Continué en mi comercio y viajes hasta el año 1813 que volví a Concepción de Chile donde encontré cada vez más arraigado el gobierno revolucionario, de hecho independiente aquel Reino de la metrópoli. Yo, sin embargo, había empleado en efectos del Perú mi capital de diez mil pesos y venían en el mismo buque que me conducía registrados en cabeza de otro comerciante y con una carta orden del remitente para que los tuviese a mi orden cuyo modo los creí seguros, pero no sucedió así, como diré adelante, y culpo mi propia previsión.

A pocos días de entrar en Concepción y dispuesto a salir nuevamente para el Perú por habérseme así intimado por el Presidente de la Junta con prevención de no volver más a Chile, se presentaron tres o cuatro buques en el puerto de San Vicente, dos leguas de Concepción y media de Talcahuano, con un ejército de dos mil hombres, procedentes de Chiloé y Valdivia, compuesto de dos batallones, al mando del Brigadier de la Real Armada don Antonio Pareja. Semejante suceso alarmó a los revolucionarios de Concepción quienes al oponerse sólo tenían el Cuerpo de Dragones de Frontera y un batallón. Los realistas hicieron su desembarco y después de alguna resistencia que presentó la guarnición de Talcahuano, fue este puerto tomado por la espalda. El ejército realista se puso en marcha sobre Concepción. Los revolucionarios huyen para Santiago de Chile y el batallón y parte de los dragones se adhieren y pronuncian por el Rey. Entró Pareja en Concepción y yo me reuní, aunque como simple particular, al ejército antes de la entrada.”

Quintanilla y Santiago, Antonio de. Autobriografía del Mariscal de Campo don Antonio de Quintanilla. Anales de la Universidad de Chile, n°100. 1955. p. 120.

Comentarios