Queilen en el S. XVIII

“En 1788, según José de Moraleda, existía una capilla y algunos moradores en el puerto, y habitantes, todos indígenas entonces, han progresado poco hasta el presente; no obstante, son excelentes marinos y atrevidos pescadores de lobos de mar. El puerto se encuentra perfectamente abrigado contra todos los vientos; ogrece excelente aguada, abunda la leña y entre los pobladores pueden adquirirse papas, verduras, aves, huevos y algunos corderos, pero en corta cantidad y baratos”.

Comentarios