Oro en Cucao

“En 1897, Roberto Maldonado se encontró con vecinos del sector lavando arenas auríferas con una tolva de madera, con la cual extraían las chipas de oro en el desagüe de la laguna Cucao. En dichas faenas, no sólo era posible observar individuos de la capilla de Cucao, sino que también se encontraban habitantes de localidades aledañas como Rahue y la Montaña, realizando la misma actividad.

Según relatos locales, la técnica de la amalgamación utilizada en la explotación de oro, fue aprendida por los lugareños alrededor de mediados del siglo XIX, sin embargo, respecto a la persona que trajo esta forma de explotar los lavaderos de oro de Cucao, existen dos versiones: la primera, dice que fue el abuelo de Otto Sahr, Juan Christie quien trajo la técnica de Europa y le enseñó a la gente a trabajar con cianuro y mercurio para captar oro.

La segunda versión, explica que llegó a la localidad un extranjero, un griego, quien trabajó los mantos auríferos por sí mismo. Éste contrató a cuatro personas para que le ayuden en las faenas en Estero Bonito, al sur de Cucao. Se dice que sacaba alrededor de 200 a 250 gramos diarios. A sus trabajadores les pagaba por jornada trabajada, pero éstos “(…) le tenían miedo al patrón. Puta, el otro no le daba cariño, conversación, ninguna cosa. Amanecía… ¡bueno a trabajar!, a tales horas empieza el trabajo y a su trabajo nada más”

Comentarios