Navegar a oscuras

[Para navegar] algunos no usaban nada, en la noche se guiaban por las estrellas cuando estaba despejado, y cuando estaba nublado, bueno, ellos ya sabían el viento, por lo menos no habiendo un cambio de viento venían bien, porque ellos ya saliendo del Golfo veían por qué lado venía el viento, si era por babor o estribor. Y en la noche, cuando de repente encontraban un buque, prendían una vela adentro del ‘farol’ que le llamaban, de una botella, y ahí alumbraban para que el buque no los choque, mientras pasaba el buque, lo mantenían prendido, una vez que [éste] pasaba, lo volvían a apagar. [Y] seguían navegando igual no más”.

(Testimonio de: José Roberto Triviño, Artesano, Isla Caucahue, comuna de Quemchi)

Comentarios