Llamado de San Juan

Existe una costumbre en Chiloé, la de llamar a ‘San Juan’, la que se realiza todos los años en la noche de ‘San Juan’ en Huildad, otros lugares e islas pequeñas, en especial en la madrugada, cuando la gente se levanta y va de inmediato a lavarse la cara a las pocitas de agua que se forman en el campo con la lluvia o con el rocío caído durante la noche. Se dice que en esta ocasión el agua está bendita. Una vez lavados, empiezan a llamar al Santo, que ese día está de fiesta, y le gritan:

-¡San Juan! ¡San Juan! ¡San Juannnnnnn!

-¡Levántate! ¡San Juan! ¡San Juannnnnnn!

Lo llaman tres veces y de ahí no lo llaman más, porque el santo puede escuchar el cuarto llamado, y levantarse, montar su caballo y salir a recorrer el mundo, produciendo catástrofes que culminarían con el fin de nuestra existencia.

Como el santo no se ha despertado, empieza la fiesta con derretimientos de chanchos, cazuelas de ave, asados de corderos, ‘thropones’ que hacen saltar chispas bailando y con la chicha caliente; ésta, también bendita por ‘San Juan’, es más rica, deliciosa y más curadora. Se inicia así la fiesta que dura todo el día y toda la noche.

Cuentan los isleños que el Santo duerme todo el día 24 de junio de cada año y que sólo despierta al día siguiente; y pregunta a los ángeles por su ‘día’ y éstos le responden que el día de su santo ya pasó. Entonces se enoja y les dice a los ángeles que no se olviden de despertarlo el próximo año.

Los ‘sanjuaninos’ chilotes, como saben lo ‘diablo’ que es San Juan para celebrarse, prefieren llamarlo con el mismo tono de voz, sólo tres veces a fin de no despertarlo y así seguir viviendo, bailando, comiendo y bebiendo. De este modo la fiesta continuará siempre“.

Comentarios