Lanchones de Chiloé

“¿Qué es Chiloé? Lo definiremos por su configuración geográfica?, por su clima]?, que Darwin lo llamó uno de los más infernales de la tierra; por esa yuxtaposición entre la vida marítima campesina de sus habitantes?, o es esa cultura de bordemar, que es el resultado de varios cientos de años, donde se funden los restos de la cultura chona, con los aportes traídos por los huilliches (gente del sur) y el aporte de los conquistadores –algunos dicen descubridores- provenientes de Galicia?

Chiloé a mi juicio, es fundamentalmente su gente, esos herederos de la vida nómada chona que tan bien saben conjugar con el aporte agrícola traído por los huilliches y que a fuerza de “ñeque”, mucho trabajo, sacrificio, viviendo aislados gran parte del año, van remodelando de a poco el paisaje de la isla. Chiloé es la minga, pero la de años atrás, es el curanto, las goletas que surcaron sus aguas y se llevaron a bordo las tablas de alerce, los postes de ciprés, las cholgas, los choros zapatos, lo mismo que ahora pero en camiones, transportan el salmón que cultivan sus aguas.

Phillipe Grenier en su libro “Chiloé et les chilotes”, al hablar de esta provincia dice “el naufragio de un continente” y esos nos trae a la memoria la leyenda de las serpientes Cai-cai y Ten-ten que es una hermosa versión local del diluvio universal, ¿heredada del pueblo chono o producto de la tradición mapuche traída por nuestros huilliches?

En 1963, en el puerto de Castro, cuando de todas las islas llegaban chalupones, veleros, botes a remo, lanchas a motor, trayendo para vender sus productos: papas, hortalizas, carbón, pescado, mariscos y cholgas secas de las Guaitecas. Dos chilotes descansan en la cubierta de su chalupon, bebiendo mate y esperando eventuales clientes o los “faltes” para trasportar de vuelta a… Chelín, Lemuy, Tenaún, Aldachildo, Quehui, a Quenac, Chulin, Queldao, Teguel… nombres sonoros, tradicionales, que fueron los topónimos dados por sus habitantes primigenios, algunos de origen huilliche y algunos pocos de la lengua chona, pero que aparecen en todas nuestras cartas de Chiloé”.

Comentarios