La mujer y la ruralidad

La mujer chilota ha cumplido y sigue cumpliendo diversos roles, el de partera era quizás uno de los fundamentales en las diversas localidades del Archipiélago. Aquí tenemos un pequeño testimonio de esa hermosa labor: “Yo atendía a todo el que me venía a buscar, a todas las personas que les tocaba, porque antes no había postas, no había ni una cosa, nada, nada (…) Cuando nacía la guagua le cortaba su tripita con una tijera, se la amarraba bien antes de dar el tijeretazo, después la placenta la tirábamos al fuego. La tripita bien segura y se le pasaba con un cosito de lana lava’ o algodón para que no pudra el ombligito y en cuatro o cinco días estaba listo”

Comentarios