La Intendencia de Chiloé

El cúmulo de informaciones militares de Chiloé en manos de la Corona en la década de los 80′ del siglo XVIII, los diversos papeles relacionados con el problema de los indios agitados antes y después de la extinción de las encomiendas, pero fundamentalmente el discurso de Lázaro de Ribera, explican la mayor preocupación que sobre aquella provincia se tenía en Lima y Madrid.

Ante estas preocupaciones el 19 de mayo de 1784 se crea la Intendencia de Chiloé, nombrando a Francisco Hurtado del Pino, gobernador-intendente de Chiloé: “El flamante intendente de Chiloé era un peninsular ilustrado que no sabía ocultar desfavorable opinión respecto del criollo del Nuevo Mundo, a quién veía lento y dominado por la desidia, y lo mismo opinaba de las autoridades peninsulares “acriollisadas”, pomposas, poco ejecutivas y generalmente corruptas”

La intendencia de Chiloé era muy pobre:  “Nunca pudo contar con subdelegados por no haber en Chiloé sueldo para pagarles, ni libros, ni papel ni personal capaz de hacer averiguación o sumaria”. Todo lo anterior generó entre Hurtado y el Virrey Teodoro de Croix un conflicto que terminó con la extinción de la intendencia de Chiloé en 1789.

Comentarios