La Frontera de Arriba

“La Frontera de Arriba es el espacio comprendido entre Valdivia y el canal de Chacao, el cual era desconocido para la gobernación de Chile, habitado por juncos y huilliches. Se extendía hacia la cordillera en las orillas es el lago Nahuelhuapi, poblado por poyas y puelches.

Desde los bordes orientales de esta “frontera de arriba” se oteaban las pampas patagonicas, y en la meridional Chiloé, donde comienza a desmembrarse la geografía, se oían los rumores míticos de los brumosos archipíelagos del confin del mundo que dieron origen al imaginario sorprendente de la Trapananda y la Magallania”.

La necesidad de controlar  el territorio comprendido entre Chiloé y el Estrecho de Magallanes, fue prioritario en el siglo XVIII  austral, sumándose la implementación de un sistema defensivo acorde a las necesidades defensivas para evitar la pérdida de los territorios a manos de los ingleses. La autora señala: “El virrey del Perú, Manuel de Amat, decidió la fortificación de la Isla Grande para ponerla en resguardo, y junto con Valdivia, hacerla antemural de Chile de disuadir cualquier intromisión extranjera en la frontera de arriba y en los laberintos australes”. Por esta razón Chiloé fue conocida como “la llave del reino”, territorio más cercano al Estrecho, paso obligado entre el Atlántico y el Pacífico, y por tanto su control era fundamental para el resguardo y seguridad del Virreinato del Perú y el Reino de Chile.

Comentarios