El oro de Cucao

“El imaginario de la cultura errante, en la forma que se manifestó en el Chiloé de la primera mitad del siglo XX, tuvo escasos adeptos en la zona de Cucao. Si bien, las representaciones del mar y el viaje son muy similares entre esta zona y el resto de la isla, el rol de las fuentes de recursos tuvo un impacto distinto en este sector respecto a lo acontecido en los otros lugares de Chiloé.

En Cucao, existieron numerosas fuentes de recursos que coexistieron temporalmente con los fenómenos migratorios masivos de Chiloé, que jugaron un rol decisivo en la retención de la población.

El imaginario de la cultura errante, manifestando en el resto de la isla, conformado por una multiplicidad de representaciones sobre el mar y la navegación, favorecieron en la institucionalización del viaje como mejoramiento de las condiciones de vida que salieron a buscar los viajeros, que indudablemente modificaron para siempre las modalidades migratorias de Chiloé.

Si bien, al imaginario del viaje se agregaron estas representaciones sobre el bienestar que fueron reconocidas por los sujetos como principales motivaciones para emprender el viaje, ¿porqué las fuentes de recurso de Cucao no jugaron un papel predominante en la retención de estos viajeros?

Las proyecciones establecidas por las distintas prospecciones mineras hechas en la zona, decían que se podía dar gran cantidad de fuentes de trabajo, hasta diez mil personas hacia la década del 40, con lo que efectivamente se atrajo mucha población al poblado de Cucao, tanto de otras zonas del país como del extranjero”.

Comentarios