Filosofía Mojada

“Esta filosofía de la lluvia o filosofía mojada (¿por qué no llamarla así?) rige toda la vida de los isleños. La practican desde niños, porque antes de ir a la escuela ya tienen que ‘ayudar a llevar la vida a sus mayores p’a que cuando el viejo vaya a las faenas de la esquila, quede un hombre en casa’. Por eso andan cinco, diez o más kilómetros para ir a la escuela ‘porque tiene que aprender y ser más que nosotros’. El afuerino que los ve cruzar caminos, pampas y playas empapados de agua, se conmueve y enternece. Leer sus composiciones sobre la lluvia causa sorpresa y admiración: ‘Me gusta la lluvia porque uno se moja mucho’; ‘La lluvia es bonita y cantarina’; ‘Me gusta jugar cuando llueve’; ‘La lluvia es buena porque sin ella no habría agricultura, ni bosques y los animales se morirían al secarse los pastos, pero también a veces es mala cuando provoca inundaciones porque causa destrucción y desgracias’, son algunos de los conceptos extraídos de una composición sobre la lluvia hecha por alumnos de séptimo año de una escuela de Castro”.

Comentarios