Enseñanza en Chiloé

“Por razones explicables, la enseñanza adelantó aquí muy poco en la época colonial. Fueron los misioneros casi los únicos quienes se ocuparon de instruir al pueblo. Incorporado el archipiélago al territorio de la república, el gobierno se propuso difundir los conocimientos elementales entre los habitantes. Viose que el insular se mostraba apasionado por el libro, que los padres de familia pagaban maestros y construían escuelas con sus propios recursos, ahorrando al fisco sumas considerables.

Con la creación de la primera escuela normal de Santiago, la enseñanza primaria en Chiloé puede decirse, inicia sus mejores adelantos. No fueron pocos los aspirantes de esta provincia que ingresaron a aquel instituto, atraídos por el amor al estudio. Más tarde, las Escuelas Normales de Chillán y Valdivia, recibían cada año jóvenes del archipiélago, del mismo modo que las de Santiago, Concepción y Angol para el elemento femenino. A medida que los titulados iban llenando las vacantes y ocupando las nuevas escuelas, propagaban por campos, ciudades y aldeas, la buena semilla. Muchos se quedaron en el norte; otros se fueron a Magallanes. Y donde quiera que sentaran plaza de maestros o profesores, sentíanse estimulados por el recuerdo de la tierra nativa y el amor al estudio”.

Comentarios