Cultura Chilota

El pueblo chilote tiene una identidad propia. Una cultura chilota con su pensamiento mítico, con su visión de mundo trazada por sus comportamientos tradicionales vigentes en cada comunidad. Cultura mestiza, sí, recalquémoslo con mayúscula y sin prejuicios, originada desde el contacto aborigen e hispano, conformada con los siglos por los intercambios verbales y culturales como el caso del lenguaje; por eso hablamos hoy, y escribimos, con el castellano-español y los términos indígenas que sobrevivieron.

Digamos entonces que, si en Chiloé hablamos castellano, allá en Puerto Montt y en Santiago hacemos lo mismo y así en toda la extensa faja de tierra. Pero, aquí no es igual como veíamos, porque tenemos una trama lingüística nacida, en las voces de los Chono, los Veliche y los Hispanos. Estas tres razones étnicas, dos nativas y una europea que han dado forma y razón a una identidad chilota, a un lenguaje sonoro y cadencioso que todavía escuchamos con fuerza, en la oralidad, en conversaciones de nuestros coterráneos rurales y con menos fuerza en los habitantes de los centros urbanos más grandes, como Ancud y Castro.

Ejemplificando rápidamente, los Chonos, aportaron en la toponimia como: Tac, Chaulinec, Caguach, Lin Lin, Meulin, Laitec, o Aguantao. Los Veliches entregaron el mayor como confirman la historia de ayer y de hoy: animales como el cahuel (tonina), pudu (venado), Chelle (gaviota pequeña), tiuque, entre otros muchos, sin considerar áreas temáticas variadas. Todas ellas –las palabras- insertas en la lengua de Chiloé con identidad mestiza, que también celebra el encuentro de dos mundos que se aproximan“.

Comentarios