Chanquín

“Chanquín es una localidad indígena del Archipiélago, provincia e isla de Chiloé, ubicada al sur de Chile, en la décima región de Los Lagos. En Cucao, sector al que Chanquín pertenece, han venido ocurriendo durante los últimos treinta años, hechos propiamente políticos; a principios de la década de los noventa, por ejemplo, se organizó en Chanquín una comunidad indígena, en respuesta a la creación del Parque Nacional Chiloé en 1983. Para habilitar el parque, el régimen militar expropió grandes extensiones de terreno, amparado en una ley de propiedad de la tierra que, entre otras cosas, omitía el uso extensivo: los habitantes de las localidades de Chanquín y de Huentemó, ubicada más al norte, pasaron de ser ocupantes de hecho de un extenso paisaje a ser dueños de prequeños predios que ya no satisfacían la manera en la que estaban acostumbrados a vivir. Cucao, ubicado en la costa occidental de la Isla Grande de Chiloé, se encontraba más o menos aislado hasta la década del ochenta. Su trayectoria indígena, desde tiempos coloniales, se había conservado relativamente inalterada. Pero la llegada de CONAF y del Parque Nacional trajo consigo la necesidad de abrir el camino vecinal, un sendero por el que apenas cabía una yunta de bueyes y que hasta esa época se hacía intransitable durante los inviernos. Por siglos, la única manera más o menos segura de contactarse con el pueblo más cercano, Huillinco, había sido a través del sistema lacustre Huillinco-Cucao, dos lagos conectados entre sí.

Los procesos locales provocados por la apertura del Parque y del camino vecinal, propiciaron una transformación en la manera en que los cucahuanos se relacionaban con el ‘exterior’. A Cucao, sobre todo en el verano, llegan turistas de todo el mundo, y con ellos la posibilidad de ofrecer servicios turísticos. Desde finales de los ochenta y hasta bien entrada la década del dos mil, la industria salmonera generó cientos de empleos temporales y los chanquinos, como los chilotes en general y en todo el Archipiélago, dejaron el lugar donde vivían para buscar un trabajo, tal como antes lo habían buscado en Punta Arenas o en Argentina. Los chanquinos ya no poseían tierras y debieron buscarse el sustento en otra parte. Según ellos mismos, muchos quisieron aspirar a tener más, a contar con una mejor calidad de vida: dejar de vivir de la tierra, tener un empleo fijo, habitar una casa más moderna, ‘allá en el pueblo’, en Castro, la capital de Chiloé”.

Comentarios