Gobernador colonial

“La máxima autoridad permanente del archipiélago la constituía el gobernador, cuyo título era cabo y gobernador de la provincia de Chiloé, lugarteniente de capitán general de mar y tierra, sus fuertes y costas de su jurisdicción.

Su designación provenía de España y duraba, normalmente, cinco años en sus funciones. En ciertas ocasiones y en el evento de vacancia imprevista del cargo, éste era proveído interinamente por la autoridad superior del reino de Chile, mientras la corte designaba al titular.

Cuando el archipiélago quedó bajo la dependencia del virreinato del Perú, la designación de gobernador la hacía el virrey. Posteriormente, erigida la provincia en intendencia, se enviaba desde España a la persona que iría a desempeñar las funciones de intendente”.

Olguín, Carlos, Instituciones Políticas y Administrativas de Chiloé en el Siglo XVIII, Ed. Jurídica de Chile, Santiago, Chile, 1970.

Comentarios