Plantas tintóreas

“Para la extracción de la corteza, lo más aconsejable es buscar en árboles caídos, en los restos de las barracas o en la leña, ya que la extracción de corteza puede matar al árbol. Cuando esto no es posible, “una alternativa para no sacrificar el radal consisten extraer solo una cara de la corteza”, explica Zunilda Báez.

Cuando se trata de extracción de ramas, flores y frutos, no se mata al árbol necesariamente, pero si se afecta su crecimiento y reproducción.

Por esta razón, es buena extraer cuidando dejar lo suficiente en la planta para que esta pueda recuperar y seguir reproduciéndose. Asimismo resulta beneficioso utilizar armas ya cortadas, como, por ejemplo en los roces.

Por último están las raíces, que sin bien se utilizan para teñir, implican la muerte segura de la planta. Por tanto, lo más conveniente es ocupar aquellas que salen de las limpiezas de los campos”.

Comentarios